Archivo de la categoría ‘Barrio San José’

La lavandera de la fuente

La lavandera de la fuente

Autor: Manuel Arcón Pérez
Año: 1991
Localización: Avenida de San José-Glorieta de la Balseta
Materiales: Hormigón (fuente)  Bronce  fundido y patinado (escultura)
Dimensiones: 1’76  x 0’82  x 0’47 m
Inscripciones: M. Arcón (sobre base, detrás derecha)

Los lavaderos públicos de la Balseta, eran muy populares y frecuentados hasta que las instalaciones de agua corriente en los domicilios, primero, y los electrodomésticos, después, se implantaron mayoritariamente en las viviendas zaragozanas. Cuando se propuso derribarlo, se construyó una plaza con fuente donde resaltara la poza.

La figura de la lavandera se trata de una mujer joven que apoya un balde con ropa en la cadera izquierda y que simula haber llegado en ese instante al lavadero.

Mide 1,76 metros y está rodeada de una lámina de agua. Hecha de bronce patinado en oscuro tiene pequeños toques de verde cardenillo típico.
La obra es un digno reconocimiento al esfuerzo y sufrimiento de aquellas mujeres que en duras condiciones llevaban a cabo sus menesteres y llena de significado el nombre de esta plaza

+

La bañista

La bañista

Autor: Carlos Ochoa Fernández
Año: 19 de marzo de 1992
Localización: Parque de la Memoria
Materiales: Resina de poliester policromada (escultura)
Hormigón (pedestal)
Dimensiones: 7 x 1,5 x 2 m.
Inscripciones: Placa junto a la base de la escultura que dice: ‘La Bañista Carlos Ochoa Fernández 30.5.1955-1.11.2002 En memoria del autor, Zaragoza, diciembre de 2003’

Esta obra forma parte del proyecto de espacio público que forma el Jardín de la Memoria cuyo origen está en la movilización ciudadana de los vecinos del barrio de San José. La Bañista es la representación de una figura femenina que muestra intención de tomarse un baño en las aguas próximas de la zona de “Cantarranas” del Jardín de la Memoria.

Esta escultura está enmarcada en un pequeño estanque y alzada sobre un elevado pedestal prismático de hormigón con forma de peineta. De factura naturalista, la bañista, policromada con vivos colores, en posición sedente, mira al espectador.

Todo este marco queda encuadrado entre enormes placas de hormigón con acabados en barandillas metálicas

En la parte baja del conjunto y colocadas en otro estanque de menor tamaño que el anterior “Cantarranas”, encontramos unas pequeñas ranas cuya función es la de ser los caños de la fuente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies